Corazón que late.

Corazón que late.

Corazón que late. Que late…

Las malas lenguas dicen que Arancha no sabe hacer café. Son lenguas enamoradizas, aun así toda buena historia tendría que empezar con un mal café. Toda buena película debería tener dos protas que acabaran dándose besos en sitios espectaculares, por ejemplo como este.

Pero una vez arreglado, ( o no!) lo del café, el segundo paso es enamorarse del vestido. Y eso si fué amor a primera vista. Y Arantxa disfrutó con cada puesta y arreglo. Y su familia con ella.

Los días de la boda suelen ser intensos. El largo año que le precede de preparativos, complicado. Este 2020 ha sido de película de terror. Si es complicado organizar una boda de por si, este año se nos han llenado de lágrimas y ansiedad todas las novias. Arantxa tenía tantas ganas de casarse, que aunque barajamos cambios de fechas, fue para adelante con todo. Con todo. Y le salió perfecto. Y nada reñido con cumplir la normativa vigente.
Y por eso, esta foto que no es la mejor, ni la mas técnica, ni si quiera esta bien encuadrada, para mi representa lo que es esta boda. Con esta foto su familia le están diciendo que están y estarán ahí para lo que sea.

El novio. Capítulo aparte.
A mi cuando un novio me trae estos calcetines para casarse me tiene ganado.

Javi, (en realidad de nombre Su y apellido Javi: Su Javi) tipo que habla alto pero ya os digo que habla claro, que sabe lo que quiere y como la quiere, porque pensé que en el vals teníamos que poner un biombo de tanto lengüetazo. Iba guapísimo a la par de elegante. Pero no lo cuento lo pongo.

La casa de las locas.
Yo ya sabía lo que me iba a encontrar en casa de la novia pero superó todas mis expectativas, menos mal que entré comiendo unos ositos de goma que eso ayuda a tranquilizar un poco al fotógrafo. Después un poco de todo, una hermana tratando de venderme una enciclopedia, otra llorando porque su vestido no era tan guay, otra hermana mas que estaba a empanadas, gritos, lloros, camisetas que volaban, perro que ladraba, la Pauli chinchando todo el rato y Alba que como ya es mas adulta ponía esa cara de niña responsable ( la responsable…hablamos de una niña que estuvo de pie en un caballo el día de su comunión…) y una puesta de vestido que yo quise cerrar la puerta del salón y aun con su timidez semidesnuda, la novia mirase el vestido, lo tocase y disfrutase de él antes de ponerlo. Por cierto can can azul pero ya os lo enseño otro día.

Por cierto si te molestan los zapatos pues los tiras antes de entrar y fuera!

La ceremonia.

Señores y señoras, por fin una maestra de ceremonia que no lee, que interpreta, que disfruta de contar historias de amor y que se nota que tiene un trabajo por detrás importante. Viene de Coruña y se llama Érica González. Ceremonia muy dinámica, muy bonita y difícil de condensar aquí, así que os presento a Érica, un hijo tragando saliva, algún momento de esos de felicidad y un pequeño regalo que fué para el cielo. Ceremonia muy muy bonita.





Vuelvo a repetir excelentes las medidas sanitarias del Hotel Plaza Ponferrada que es donde transcurrieron la mayoría y el montón de sorpresas que tenían preparados los novios, hubo regalos y cariño para todos e hicieron una cosa que nunca había visto antes y que me pareció tan original como necesaria. No hubo mesa presidencial y los novios fueron sentándose en cada mesa de invitados a cada cambio de plato. Popurrí de fotos varias…

Luego vino Andrés que quería tomar sus churros. ( Lamentamos que una persona no lo entendiese, le hago un croquis con dibujitos la próxima vez )

No voy a poner lo que pasó porque queda entre sus hijas y su padre pero durante los churros pasó esto que nadie vió.

Una noche de mil emociones, rematada con la voz de Kenya y su duo con Fran de la Mata que forman Big Grethel donde abrieron el vals, con la siempre genial voz de la primera y el virtuoso piano del segundo, como decía antes; vals muy besucón.

Y esto solo es un mini resumen de todo un día, imaginaos las pieles como se erizaban a todas horas. Agradecer a la familia por supuesto, pocas veces uno se siente tan en casa, agradecer a Javi siempre pendiente, a Arantxa que tiene un corazón que no le cabe en el pecho, a Loli que la tuvimos a la pobre engañada, a Noe porque nos une mas que una valla abierta, a Vero porque sus enciclopedias son una mierda pero tiene dos niñas que me tienen ganado, a Lara, mi Lara, por lo que ella y yo entendemos, a kiko quizá el mejor padrino de todos los tiempos, a Alex que las mata callando y a tantos que hicieron feliz un rato a mi mujer. Difícil agradecer todo eso con palabras.

Corazón que late. Que late. Que late…

Pd.-Tenía fe, iluso de mi, que tras el confinamiento algunos lame culos hicieran cargo de conciencia y se dieron cuenta de que la boda gira en torno a los novios y no al ego propio, pero veo que no han tenido mucha necesidad de comprar papel higiénico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hemos colocado cookies en su computadora para ayudar a mejorar este sitio web. Lee nuestra política de cookies
Sí, acepto las cookies