La dama y el templario

La dama y el templario

«Amo porque amo. Amo mi espada, que te defiende. Amo la guerra, que me desangra. Y tus ojos, que también los amo, como amo al enemigo que ataca mi dios. Amo la derrota porque es mi muerte. Cabalgando hacia el horizonte, recuerdo y amo. Mi cruz es de ferro, mi acero tormento en la batalla. Aliento en tus lágrimas, doblegada ya la suerte. Amo porque amo.»

Non nobis Domine, non nobis, sed Nomini Tuo da Gloriam!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hemos colocado cookies en su computadora para ayudar a mejorar este sitio web. Lee nuestra política de cookies
Sí, acepto las cookies